CRIANZA - Preñada o no preñada ?


¿ Preñada o no preñada ?

Esta es la pregunta que nos haciamos una y otra vez desde primeros de febrero hasta primeros de marzo. Hasta el 1 de Mayo de 2003, pensabamos que los perritos de la pradera nunca tendrian descendientes en casa. Uno de los motivos principales podria ser tal vez también la falta de descanso invernal. Pero el alojamiento de los animales también juega un papel importante.

-Pero la excepción confirma la regla-

Según habiamos ya descrito sobre el tema en cuestión, nuestro perrito de la pradera hembra „Homer“ se volvió muy agresivo durante la época de „celo“ (antes de la época de apareamiento). Su punto más álgido lo alcanzó el 25 de Enero 2003. Homi emite ladrídos durante todo el día.
Un ladrído tal no lo habiamos oido antes nunca. Era muy agresivo, penetrante y enormemente fuerte. Entretanto, ocurría durante todo el período de „celo“, el que „Homer“ se metia siempre en planta baja de la jaula, en la que se encontraban las hembras y se podian escuchar unos fuertes gemídos. Como en esa noche (25.01.03 al 26.01.03) tuvo lugar el verdadero apareamiento, partimos de que los ladridos descritos mas arriba, eran la llamada al apareamiento descrito con frecuencia. Oyendo esos ladridos durante casi todo el día, podemos partir de que los perritos de la pradera se aparearon. Uno o dos días después del apareamiento podiamos observar cambios casi a diario en Daisy nuestro perrito de la pradera hembra. No dormia tanto como en las semanas anteriores y estaba continuamente buscanco alimento. Sus mamas aumentaban cada vez mas, de abajo hacia arriba. Una vez que éstas eran visibles y pronunciadas completamente, se formaron círculos blancos alrededor.
Estos siguieron cambiando hasta unos días antes del parto. Al final se podia reconocer claramente en el centro de la panza un cuadrado, cuyo pelaje tenia el color dorado/marrón original. Alrededor de este cuadrado habia un contorno negro. El resto de la panza era completamente blanco.
A partir de aprox. la mitad de la gestación (17-18 días), los lados exteriores comenzaron a abombarse lentamente, es decir, la panza aumentaba.

Los sintomas del embarazo eran evidentes, pero en ocasiones ocurre que se trata de un falso embarazo, ya que los síntomas son idénticos. Pensabamos, una y otra vez, lo que deberiamos de hacer. Ante nuestro desconcierto, llamamos a nuestro amigo Christian Ehrlich, redactor de RODENTIA. Seguimos su consejo y separamos a Daisy del grupo, pasándola a otra jaula de reserva (1,60x0,60x0,80), ya que se sabe que los perritos de la pradera hembra, después del parto, tienen un comportamiento agresivo frente a sus otras colegas de jaula, pudiendo matar a sus crias. Ver Reproducción.
Así ocurre, que muchas crías no sobreviven a las primeras semanas. Este era el motivo por el que la reproducción de los perritos de la pradera de otros dueños, por lo menos hasta donde nos es a nosotros conocido, no llegaba a término. También debe de tenerse en cuenta de que la jaula no sea demasiado pequeña, es decir, que disponga igualmente de un posible escondrijo dentro la misma. Por falta de seguridad, que por ejemplo puede ser causada por falta de espacio, existe riesgo de que la hembra mate a sus propias crías.
Es de suma importancia, el que la jaula esté provista de suficiente material para anidar (heno, calcetines viejos, toallas, algodón de hámster, etc..), ya que con todo esto, la noche anterior al nacimiento se prepara un nido grande. Durante el período de crianza (la lactancia) se les deberian de dar alimentos energéticos y ricos en grasa (por ejemplo: pienso en polvo para perritos de la pradera JR-Farm). Esto es muy importante para que la hembra tenga la suficiente fuerza durante la gestación y el período de lactancia. También deberia disponer de alimento fresco (como zanahorias, pepino, etc..). Un suplemento de glucosa también debe de ser tenido en cuenta, tales como yogurt natural o requesón.

Daisy se volvio mas afectuosa y cariñosa durante el embarazo, incluso con cuidado podia poner mi mano sobre su panza. Tal es asi, que cuatro días antes del parto fui la primera en notar los primeros movimientos de las crías. Es una sensación indescriptible para cualquier dueño de perriitos de la pradera. Puede ocurrir también que la hembra se defienda al intentar tocarla. Esto deberiamos de respetarlo y quitar la mano de encima, ya que de lo contrario, podriamos recibir un doloroso mordísco como reacción de defensa. Según comentabamos anteriormente, Daisy, la noche anterior al parto, construyó un nido enorme con el innumerable material para anidar que tenia en la jaula.

Y, exactamente 35 días después del apareamiento, en la noche del 28.02.03 al 01.03.03, Daisy trajo al mundo cuatro saludables crías. Las crías al nacer miden aprox. 7 cm. de largo y pesan 15 g., y vienen al mundo desnudas, ciegas, sordas y sin dientes.
 

Anotación:
Los perritos de la pradera hembra pueden tener hasta 10 crías, por termino medio seis. Pero lo mas normal es que tengan 2 a 4 en la primera camada.

 

Copyright 2004-2014 www.perritodelapradera.info